lunes, 28 de mayo de 2012

Criticas desviadas.

A esta entrada le he puesto un título que no se corresponde sustancialemente con su contenido, puesto que éste se limita a contar -de historia- dos circunstancias sociocontextuales concretas temporamente recientes y no a la definición atemporal que correspondería.
Al asunto:
Estos días atrás, en el pasado reciente, se dió el realitycuento de que una presidenta de comunidad autonómica discursó una fantochada con la que mostró todo su plumero. Estos personajes del elenco teatril de la vida cotidiana que rodea al menda y sus congéneres coetáneos, deberían ser más conscientes de que sus pronuncios -y eso nos pasa a todos en distintos contextos, habitats-, no son como ellos los pueden subjetivamente considerar, solo ruido -aunque su intención no fuese esa-, sino que su interpretación se transmite y puede afectar a los elementos que interactúan en la dinámica existencial.
Así ha sido; se ha silbado más y además la han llamado por su nombre y "apellido".
Pero ha sido poco. Si el marco legislativo del escenario en el que discurre esta constantemente improvisada obra de la vida política actual, es la Constitución, tal personaje debería desaparecer de escena lo más pronto posible -mutis por el foro, se suele decir a esto-, ya que con su interpretación ha demostrado no entender el guión, puesto que en el fondo con su "opinión" dejaba dicho, en síntesis, esto:
-O rechazaís vuestro derecho de expresión u os castigo.
¿Cómo puede ocupar un cargo de dirección gubernamental alguién que desconoce -es evidente-, desprecia o pretende -intenta- manipular las leyes incluso contra la propia Carta Magna?.
Sintetizando y en resumen para quién no lo acabe de entender: ¿como puede un político -mandón- amenazar a un ciudadano con aplastar sus derechos -los del ciudadano- por no cumplir con los deseos que por su personal criterio -el del poítico- considere que son los que deberían ser?.
Del mismo corte fué el desalojo de la plaza del Sol de Madrid estas semanas atrás. ¿Que tiene que ver que un papel se presente dentro de un plazo de tiempo o fuera de el para que un acto de manifestación ciudadana amparado por la constitución, sea legal o no?.
La Constitución es la Carta Magna, la ley matriz y ninguna otra ley o reglamento puede contrariar las pautas y normas que en ella se regulan.
Y así, quien estando en la función pública de legislar, proclama leyes, decretos, ordenes y demás trejemanejes, contrarios a la carta que contiene las reglas básicas del juego; está haciendo trampa, es un tramposo. Y siendo tal, no es justo, coherente ni natural que continue ocupando un cargo cuya función es velar por el bienestar social -función básica y única de cualquier politico-, distorsionando normas y leyes según su parecer, pisoteando las reglas del juego.
En una sociedad integrada por seres inteligentes, individu@s con semejante perfil, ellas mismas -presidenta y delegada- dimitirian, y sino los demás las apartadían de la dirección, del poder.
Para que quede clara la cosa, por si alguien aún no la ha entendido, un ejemplo parafrasístico o fabular:
-Un policia te dice que se la ch, bueno que le des 10 euros y si no se los das te detiene, denuncia y acusa por desobedecer a la autoridad.
Esto es una muestra de la textura sociopolítica y legislativa que nos envuelve.

PD: ¿el por qué del título? Es evidente. La opinión pública en torno a estos asuntos, deambulaba criticando entre si había que silbar o no, si ello o lo otro era un ejecicio de libertad de expresión, si se jugaría el partido o no. Y en el segundo evento referido, más de lo mismo, si era una desobediencia civil, si se perjudicaba a los comercios, si interfería el tráfico...Todo criticas desviadas, ya que el fondo de la cuestión y el problema esta en unos políticos gobernantes que desconocen o desprecian las reglas del juego por la que ellos están ocupando su "puesto": La Constitución. Y visto lo visto, ni galgos ni podencos, amb@s sujet@s deberían dimitir o quitarles el cargo, ya que podría venir más de uno que digan "o jugamos todos o se rompe la baraja",... y eso si que es chungo, chungo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario